En España el aumento en la incidencia del melanoma en los últimos 20 años ha sido del 200%, por ello habrás oído en infinidad de ocasiones, especialmente en verano, que es muy importante que protejas a los más pequeños de la casa frente al sol pues son ellos los más vulnerables a sus efectos negativos tales como insolación, golpes de calor o quemaduras solares. Los hábitos de exposición solar saludables hasta los 18 años reducen significativamente el riesgo de cáncer de piel.

Eso sí, recuerda que siempre que sea tomado con cautela, el sol puede tener también efectos muy beneficiosos para el organismo, tanto para adultos como para niños. Hoy te damos las claves para que tus hijos puedan beneficiarse de todos ellos de manera segura.

Los niños y el sol. Algunos consejos

  • Es desaconsejable exponer al sol a los bebés menores de seis meses ya que su piel es muy sensible en este periodo al no haber desarrollado plenamente su capacidad para segregar melanina, el pigmento que la protege. Será a partir del sexto mes de vida cuando tu bebé pueda empezar a tomar los primeros rayos de sol siempre que no sea en las horas centrales del día, en periodos muy reducidos de tiempo y, por supuesto, bien protegidos con una crema solar con factor de protección elevado.
  • El cuero cabelludo y la nuca, las orejas, los pómulos, la nariz, los hombros, la zona superior de los muslos, la planta de los pies y el empeine son las zonas más propensas a las quemaduras por lo que cuando vayas a aplicar la crema solar, tenlas muy en cuenta e incide en mayor medida sobre ellas.
  • Hemos de proteger a nuestro bebé durante todo el año no solo en verano. Si tu pequeño es de piel clara te recomendamos que le pongas crema solar por la mañana o antes de salir al patio del recreo, aunque sea invierno. Y por supuesto en la época estival hemos de aplicarles el filtro por la mañana y media hora antes de salir a la calle, sea como sea su piel
  • Es importante mantener la higiene de la piel de nuestros hijos pues presenta menos defensas naturales frente a las infecciones, por ello debemos ducharles al menos una vez al día. Se recomienda que el baño sea corto, con agua templada y con jabones naturales. De esta forma a la vez que limpiamos la piel la hidratamos.

Recuerda que el astro rey ayuda a sintetizar la vitamina D, responsable de fijar el calcio en los huesos lo cual favorece el crecimiento de tu hijo. Además ayuda a mejorar las afecciones típicas de la infancia como la dermatitis atópica y eccemas y mejora el estado de ánimo pues la luz solar estimula la producción de melatonina y serotonina, conocidas como «hormonas del bienestar». Si tienes alguna duda, quieres un consejo o una segunda opinión ya sabes que en TuPediatra24Horas puedes disfrutar de la asistencia de un pediatra las 24 horas del día.