La ley que prohíbe fumar en los coches en los que viajen niños ha entrado en vigor este jueves en Inglaterra y Gales. La policía ha advertido sin embargo que hará la vista gorda durante los tres primeros meses y no impondrá las multas previstas de 50 libras (70 euros), aunque apercibirá a los conductores y a sus acompañantes para que vayan habituando.

La ley inglesa, similar a la que existe ya en Chipre, ha sido celebrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un paso más hacia la «desnormalización del tabaco». La propia OMS recomienda a sus estados miembros que sigan el ejemplo y proteja a los niños contra el humo de los cigarrillos en los coches, que puede ser hasta once veces más nocivo que en un bar.

El Departamento de Salud británico ha advertido que la función de la policía, en la primera fase de aplicación de la ley, será «preventiva y educativa», y no directamente «punitiva». El objetivo a largo plazo es no sólo proteger la salud de los niños, sino lograr que disminuya la proporción de fumadores en la población.

http://www.elmundo.es/salud/2015/10/01/560d6b2746163f0e688b4582.html

(Visited 271 times, 1 visits today)