Con la llegada del recién nacido llegan las ilusiones.. y también los primeros miedos. ¿Estará todo bien? ¿Voy a saber cuidar adecuadamente al bebé? ¿A quién voy a poder recurrir en caso de duda? ¡De repente parece que todo se hace un mundo! La salud del bebé constituye  la primera preocupación para todo padre y más aún para aquellos que lo son por primera vez.

Síntomas como fiebre, tos, diarrea o vómitos son las causas más corrientes que nos llevan a consultar con los pediatras pero, en la mayoría de los casos  (hasta en el 60% de los mismos) hacemos un uso inadecuado de los centros de salud copando las  urgencias pediátricas en vano.

Es por ello que hoy en TuPediatra24Horas vamos a repasar cuándo se vuelve imprescindible visitar al pediatra y qué síntomas son causa necesaria de ello.

Visitas obligadas al pediatra: los primeros controles del bebé

Existen las visitas que llamaremos “obligatorias” por ser necesarias para el control de la salud del bebé. Se llevan a cabo sin la necesidad de que tu hijo muestre síntomas de estar enfermo.

  • La primera de ellas tendrá lugar al nacer. Se le denomina Test Apgar y dura unos pocos minutos. En él se miden  aspectos como la frecuencia cardiaca y la respiración del bebé, su tono muscular, el color de su piel o la respuesta a los estímulos externos.
  • Unas horas después de haber nacido tendrá lugar el segundo reconocimiento más a fondo en el que se trata de descartar ciertas enfermedades como el hipotiroidismo.
  • A los quince días suele realizarse otro reconocimiento general.
  • Llegado el primer mes de vida de nuestro bebé es hora de que tenga una nueva cita con el pediatra quien, además  de darnos consejos,  le tomará las medidas y le hará una exploración completa incluyendo ojos y oídos.
  • Las vacunas marcarán la siguiente cita con el médico infantil, suele producirse a los dos meses y nuevamente se le realiza una exploración a fondo.
  • A los cuatro meses, coincidiendo con el periodo de finalización de la lactancia materna, (en algunos casos) se recomienda realizar otra visita al pediatra, quien nos aconsejará y revisará que todo marcha correctamente.
  • La revisión de los seis meses suele dedicarse a  que nos informen sobre los accidentes comunes que puede sufrir  nuestro hijo a esta edad
  • A partir del primer año de vida del bebé las visitas suelen reducirse a aquellos casos en los que nuestro bebé muestre síntomas de enfermedad. Aun así  debe acudir a la consulta de pediatría de formas más o menos periódica.

Visitas extraordinarias al pediatra

Foto: El Mundo

Foto: El Mundo

Estas visitas se realizarán cuando nos topemos con algunos de  estos síntomas.

  • Cuando nuestro hijo esté profundamente decaído oanormalmente irritable.
  • Si se produce una alteración circulatoria como cianosis (coloración azulada de la piel) o palidez.
  • En los casos defiebres con erupciones agudas.
  • Diarreas o vómitos con sangre.
  • Si sufre pérdidas de apetito.
  • Si existe algún tipo de dificultad respiratoria.
  • Si sus deposiciones son anormales: si no orina en más de 12 horas o realiza heces blancas, negras o con sangre.
  • Cualquier síntoma deintoxicación.
  • Alergias con edema o hinchazón de cara con dificultad respiratoria.
  • Golpes severos en la cabeza con o sin pérdida de conocimiento.
  • Heridas abiertas que requieran puntos. 

Es importante recalcar que  estos síntomas no deben  darse de forma aislada. Iremos a urgencias sólo cuando nuestro sentido común así nos lo indique.

Por último, cuando visites al pediatra recuerda llevar siempre a mano la cartilla de vacunas y el libro de salud de tu hijo, anota todas las consultas que te surjan a lo largo de los días para no tener que volver a visitarle en vano y sobre todo, recuerda que si tú te pones nervioso tu bebé también lo hará.

Si tienes alguna duda y no quieres esperar en una sala de urgencias, en TuPediatra24Horas te ayudamos online. Consulta ahora con uno de nuestros médicos expertos en niños, disponibles las 24 horas del día.