Un estudio realizado por científicos norteamericanos y financiados por los National Institutes of Health comprobó que los niños obesos que recortan su ingesta de azúcar observan mejorías en su presión arterial, niveles de colesterol, de glucosa y de insulina en solo diez días. Es decir, mejoran notablemente su salud metabólica.

Los investigadores querían dilucidar si es el azúcar por sí misma o si es el sobrepeso derivado del consumo de bebidas y otros alimentos azucarados lo que contribuía a dañar la salud de los niños.

Para averiguarlo, los científicos retiraron de la dieta de un grupo de niños con algún síntoma de síndrome metabólico (hipertensión arterial, glucosa elevada, colesterol alto o exceso de grasa abdominal) todos los alimentos con azúcar añadida y los reemplazaron con otros tipos de carbohidratos para que los niños no bajaran de peso y la cantidad de calorías que consumieran fuera la misma que siempre.

El azúcar añadido se refiere a todos aquellos productos que son endulzados durante su proceso de elaboración.

Los participantes del estudio sí consumieron azúcar presente naturalmente en productos tales como frutas y verduras.

Luego de 10 días, los niños mostraron mejorías muy significativas, a pesar de haber perdido muy poco peso o haber mantenido el mismo peso.

El autor principal del estudio, Robert Lustig, subrayó que estos hallazgos demuestran nuevamente que no todas las calorías son iguales y sugirió que las provenientes del azúcar son especialmente propensas a contribuir con la diabetes tipo 2 y otras enfermedades metabólicas.

http://jornadaonline.com/Tiempo%20Libre/145446-Bajando-el-consumo-de-az%C3%BAcar-mejora-la-salud-infantil-en-10-d%C3%ADas#prettyPhoto