¿Sientes que necesitas unas vacaciones de las vacaciones?

Acaba de terminar el puente de Semana Santa, y te hayas tomado las “vacaciones” en su versión más larga, o en la más corta de cuatro días, la vuelta de las vacaciones suele ser complicada. Es lo que conocemos como síndrome postvacacional. Tómatelo con calma, todo volverá a la normalidad, pero será poco a poco, y es posible que recuperes tus niveles de agotamiento habituales, los de antes de vacaciones. Al menos no se nos ha puesto mala como en las Navidades pasadas, que casi nos quedamos sin poder viajar. Para solucionar estas crisis de última hora siempre está Tupediatra24horas.

Han terminado las vacaciones de Semana Santa y la llegada- ya me lo temía- está siendo un poco complicada. Hemos pasado unos días con los abuelos y unos primos y los horarios y las comidas se nos han descuadrado un poco, por no decir que se nos han desmadrado. Siestas a deshora, juegos después de cenar, etc … de tanta diversión y tantas cosas nuevas Adriana está un poco pasada de rosca, le cuesta dormir y también es más remolona a la hora de comer.

síndrome postvacacional

Ha aprendido un truco nuevo que le hacía mucha gracia a sus abuelos, que es hacer el aspersor con la comida en la boca. Lo reconozco, a mí también me hace bastante gracia y me cuesta mucho no reírme cuando ella lo hace, por lo que no se cuando abandonará este nuevo hábito. Supongo que pronto nos dejará de parecer tan divertido y esperemos que se le olvide. El caso es que hemos pasado estos días con el síndrome vacacional, es decir, nada importa, vamos a pasarlo bien y a desconectar.

Después de todo esto la llegada a casa se hace un poco cuesta arriba. Normalmente llegamos de noche, agotados después del viaje, al día siguiente hay que trabajar, has hecho la operación de desembarco de todo el equipaje, te han dado las doce de la noche y la niña medio asalvajada, sin bañar, sin cenar y encima no se quiere dormir. Y mañana a las siete a darlo todo.

El síndrome post vacacional cuando tienes niños pequeños es algo diferente a la pequeña depresión que todos sentimos cuando se acaba lo bueno, porque te entra la duda de cuándo te vas a poder recuperar de todo esto. Ahora necesitamos vacaciones de las vacaciones. Es complicado, pero no es imposible. Las cosas irán volviendo a la normalidad poco a poco y en cosa de una semana los horarios habrán vuelto a la rutina anterior y tu cuerpo, de nuevo, se sentirá con el nivel de cansancio normal. Y lo agradecerás. Será complicado, pero llegará.

Ayer hablando con Inma, que tiene a su niña de tres años me dijo que a partir del año y medio todo se relaja bastante y el día a día se facilita. ¿Es esto verdad? Yo quiero pensar que sí.

(Visited 22 times, 1 visits today)