Es muy recomendable que los niños vayan al parque un rato cada día. El parque es un espacio seguro para los niños y un lugar en el que pueden jugar y socializar. No solo socializan los niños, sino que también padres, abuelos o cuidadores encuentran allí un lugar en el que comentar dudas o preocupaciones.

Ir al parque es ese momento del día que a veces puede dar algo de pereza, pero es importante incluirlo en la rutina diaria, ya que es muy positivo para el desarrollo de los niños y también para reforzar los vínculos con tu hijo.

vínculos con tu hijo

Las visitas diarias al parque tienen más beneficios de los que parece. Por un lado, estar un ratito bajo el sol ayudará a que los niños sinteticen la vitamina D, responsable del fortalecimiento de los huesos y los dientes, y por tanto de su crecimiento. Todos los pediatras recomiendan que al menos durante el primer año de vida todos los días le demos vitamina D. Las visitas al parque serán un excelente complemento para su aporte de esta vitamina, que le ayudará a crecer fuerte y sano.

Jugando en el parque tu bebé hace ejercicio, explora, experimenta y descubre su entorno, mejora sus habilidades motoras y manuales en el arenero e incluso en los columpios o en el tobogán. El espacio de juego es un lugar en el que el niño puede usar su imaginación sin límites. Aprovecha para que se ensucie. No te preocupes, porque después llega la hora del baño. Todo esto le ayudará a prepararse para la hora de dormir.

Descubrir el mundo en el parque

Descubrir el mundo en el parque

Ahora que las temperaturas son más agradables e incluso empiezan a ser un poco agobiantes en la ciudad, aprovecha para ir al parque a última hora, cuando el calor no aprieta tanto. Verás cómo tu bebé cena y descansa mucho mejor.

Si bien durante los primeros meses las visitas al parque pueden parecer un poco aburridas tanto para los padres como para los bebés, en realidad ir al parque puede ser una actividad de investigación muy interesante. El parque es el mejor lugar para conocer a otros padres que viven por el barrio, lo que será muy útil para ver cómo se desenvuelven otros niños más mayores, para descubrir cuáles son los mejores sitios para comprarles la comida, la ropa o los juguetes, descubrir guarderías o ludotecas o compartir información sobre canguros que trabajen por la zona.

el parque

Aunque a veces te pueda dar pereza el momento de ir al parque, es algo necesario para él y en realidad es el mejor momento del día para tu hijo. Anímate a jugar con él, es una actividad muy relajante también para tí con la que terminar el día. Aunque a veces no sepas cómo interactuar, el niño agradecerá que estés ahí, y seguro que después de unos pocos días los pasáis muy bien.