Después de las polémicas – por no decir sensacionalistas – declaraciones de Samanta Villar acerca de la maternidad, desde Criando24h queremos hacer una reflexión sobre todo este jaleo mediático que se ha formado.

El recién publicado libro Madre hay mas que una de Samanta Villar pone el foco sobre algo de lo que se habla poco o directamente algo sobre lo que no se quiere hablar que es la maternidad mediante técnicas de reproducción asistida, como la infertilidad y las técnicas de reproducción asistida, como la donación de óvulos a la que ella misma tuvo que recurrir.

El hecho de que además cuente su experiencia en primera persona puede resultar de gran ayuda a otras personas que estén en una situación similar a la suya, y esa es su intención.

A continuación la periodista ha hecho lo que todos los autores de un libro hacen, que es promocionar su trabajo mediante entrevistas en diferentes medios y ahí es donde ha empezado la polémica. Samanta Villar no nos habla de la maternidad como un estado idílico, como el último peldaño en la escalera de la felicidad de una mujer, sino como lo que es, una etapa de la vida llena de nuevas responsabilidades y obligaciones, de nuevas experiencias y, como no, también de alegrías.

maternidad

No entiendo por qué alguien se puede sentir ofendido o cuya sensibilidad de pueda ver herida por hablar de esta manera. Es cierto que al tener un hijo necesariamente cambian nuestras rutinas y dormimos menos, es cierto que los bebés dan mucho trabajo y que a veces con la incertidumbre se pierde el control. La verdad es que no recuerdo ningún momento en el que haya pensado en tirar a mi niña por la ventana, pero sí recuerdo muchos en los que me habría tirado yo ¿Viene a ser lo mismo? Puede ser.

Al igual que el discurso de la maternidad idílica, el discurso de la maternidad como un lastre, como algo que te quita calidad de vida me parece algo exagerado. Yo soy madre de manera desprevenida desde hace algo mas de ocho meses y desde entonces mi vida evidentemente ha cambiado y mucho.

maternidad

Sigo viendo a mis amigos, pero menos. No solamente porque yo soy madre, sino porque ellos están tan ocupados con sus trabajos que los días de la semana en que podemos vernos son muy pocos. Salgo menos, sí, pero no solo debido a que tengo que hacerme cargo de mi niña, sino porque a los 35 años ya no estamos para los mismos trotes que a los 25.

Ser madre me ha obligado a organizarme mejor. Siempre he sido una persona bastante desastrosa y tener un bebé a tu cargo te obliga a tener en cuenta muchas cosas prácticas. Esto me ha ayudado bastante. A veces, solo a veces, me convierto en una persona hiper eficiente y hago miles de cosas en una mañana, algo que nunca habría imaginado.

Por lo demás no creo que Samanta Villar se sienta infeliz por haber tenido dos hijos, sino todo lo contrario. Lo que si creo es que ha podido haber momentos en los que se haya sentido sola, a pesar de que su pareja y ella son como un equipo. Eso también nos pasa a todas, pero hablaremos de ello en el próximo post. También es un tema que da para mucho.

(Visited 46 times, 1 visits today)