El 90% de la población infantil sufre al menos un episodio de otitis antes de los cinco años, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), que advierte de que el frío y las lluvias multiplican los casos debido al mayor riesgo de catarros. La otitis es la causa más frecuente de visitas de lactantes y niños pequeños a las consultas de los otorrinolaringólogos, quienes recuerdan la importancia de prevenir el contagio de resfriados y advierten del empleo excesivo e indiscriminado de antibióticos porque puede causar resistencias.

¿Qué es la otitis media aguda?

La otitis media aguda (OMA) es un proceso inflamatorio que afecta al oído medio, cuya causa más frecuente es la infección de la vía aérea superior. De hecho, dos de cada tres niños presentan al menos un episodio antes de cumplir el año, según datos de la SEORL. El pico máximo se sitúa entre los 6 y 11 meses de edad y, después, entre los 4 y 5 años. Además, supone una gran preocupación para los padres y es la causa principal de pérdida auditiva en niños.

Entre un 10 y un 20% de los niños presenta episodios frecuentes de otitis. Esta patología se convierte en recurrente cuando el menor desarrolla tres o más episodios en seis meses, o cinco o más en un año. “Este es un problema que suele preocupar mucho a los padres puesto que los que la sufren a edades muy tempranas suelen tener más predisposición a la recurrencia y, además, influyen otros factores como el sexo masculino, los hermanos con historial similar, la lactancia artificial, el fracaso del tratamiento inicial, la enfermedad bilateral, ser fumador pasivo o la asistencia a las guarderías”, indica el doctor Cervera.

El empleo excesivo de antibióticos ha provocado un aumento de las resistencias a los antimicrobianos empleados de manera habitual

Antes de los tres años “el sistema inmunológico de defensas todavía no está desarrollado, por eso cuando van a guardería es común que se contagien los catarros de otros compañeros. En esta época es muy habitual que todos los que asisten a estos centros tengan síntomas de procesos infecciosos de vías altas, que es por donde empiezan las otitis medias agudas”, apunta el doctor Cervera. Después de los primeros días de resfriado, destaca, “aparece dolor progresivo de oído que suele definirse como pulsátil porque son como latidos o pulsaciones”. Además, puede producir fiebre de hasta 40ºC y, si evoluciona, provoca una perforación de la membrana timpánica. “Es aquí cuando el oído supura y tiende a desaparecer tanto el dolor como la temperatura alta”, afirma.

Las medidas de prevención de la OMA “están encaminadas por tanto al seguimiento de medidas higiénicas y ambientales que eviten las circunstancias que favorecen su aparición, como los catarros”, expone el doctor Cervera.

Tratamiento excesivo con antibióticos

La otitis tiene una curación espontánea en el 80% de los casos. En el caso de los niños menores de dos años, la curación espontánea es inferior, por lo que sí están indicados los antibióticos, que son más eficaces también en los lactantes, sobre todo si hay recaídas.

Desde la SEORL, advierten de que el empleo excesivo de antibióticos ha provocado un aumento de las resistencias a los antimicrobianos empleados de manera habitual en el tratamiento de la otitis media.

La tendencia en el tratamiento de la otitis va hacia un modelo de decisión consensuada con el paciente y su familia, lo que ha demostrado que disminuye la utilización de antibióticos e incrementa la satisfacción.

(Visited 82 times, 1 visits today)